HISTORIA

En 1987 después de 10 años de trabajar como ceramista, Santiago Pidal empieza vendiendo pequeñas partidas de esmalte y arcilla a compañeros del gremio y conocidos que se lo solicitan, habiendo cerrado por aquel entonces el único almacén que había en Málaga. Esta venta de materiales se convertiría con el tiempo en la actividad principal, desplazando paulatinamente a la de fabricación artesanal de cerámica, realizando cocciones y asesorando a los nuevos clientes que iban surgiendo, así mismo realizando cursos monográficos sobre las distintas técnicas cerámicas solicitadas por los ceramistas, aun quedaban por aquel tiempo en Málaga pequeñas fabricas como la de Martinez Ubero dedicado a cerámica de molde y murales, Pepe Alcaraz dedicado a la fabricación de tejas vidriadas, igual que Cerámica Santa María, Hermanos Morillo que elaboraban macetas, canalones y demás piezas con un estilo personal y un pequeño gremio de artesanos, variopinto e integrado por unos ceramistas a caballo entre la tradición y la vanguardia de estos recuerdo a Lourdes Martín, Francisco Postigo, Pablo Romero, Sergio Ferrero, Jose Angulo, Charo Castillo, Carmen Martín, Bernardo Miranda, Javier Ocaña, Ramón Paredes, Amparo Ruiz de Luna, Rafael Espinosa, María Jose Sevilla, Jose Antonio Cano, Salvador Luna, Pepe Cantos y otros mas que no me vienen a la memoria.

La Junta de Andalucía en concierto con el Corte Ingles le dan un empuje a la cerámica de Málaga en esos años haciendo campañas en toda España de promoción de la cerámica andaluza.

En este momento la cerámica local a evolucionado hacia la cerámica de encargo, queda algún taller de cerámica creativa, desapareciendo la cerámica tradicional y utilitaria, siendo arrasada por las importaciones de productos baratos de asía y por el escaso interés despertado por la cerámica creativa, al estar devaluado el barro como sinónimo de cacharro burdo y barato, últimamente del norte bajan vientos nuevos de esperanza para la cerámica, artistas de renombre se acercan al barro en distintas modalidades, Barcelo en la catedral de Mallorca le ha dado un toque de vanguardia a este material tan polifacético.

Una novedad en Málaga es también la cantidad de extranjeros que se deciden a hacer cerámica como complemento económico o como pasatiempo, son muy dados a la utilización de gres de alta temperatura y porcelana haciendo exposiciones de sus obras y dando un aire nuevo a esta disciplina y enriqueciendo nuestro entorno artístico..

Santiago Pidal desde su almacén intenta animar al que se acerca y dar aliento al que se desanima ante algún pequeño fracaso, tan frecuente en esta actividad en la que hay que reunir dotes de diseño, modelado, dibujo, pintura y no fallar con el horno, juez sumarísimo e implacable

Fruto de esta variedad étnica, coinciden a veces en el horno que existe a disposición de los clientes para su cocción vasijas de inspiración nórdica, cristos yacentes, efebos, vírgenes, santos y todo tipo de jarrones, platos y tazas.

Es también un lugar de encuentro de ceramistas de remotos lugares, donde se anuncian sus exposiciones, noticias de eventos, clases y mercadillos de artesanía.

Back to Top